Piedra OnLine

domingo, 11 de febrero de 2018

Rolando Figueroa: “Tengo diferencias ideológicas y políticas con el gobierno nacional”

El número dos del gobierno no oculta sus diferencias con el Ejecutivo. Cuestiona al gobierno de Macri y sus medidas más polémicas, como el ajuste a los jubilados y el “megadecreto”. También, la política de “premios y castigos” a los diputados. 

“Dejemos de mirar tanto a esos pocos que están muy bien y comencemos a ver a los muchos que no están tan bien”, plantea.

El vice gobernador Rolando Figueroa cuestionó severamente las políticas que lleva adelante Cambiemos. Rechazó de plano la reforma previsional y objetó parcialmente la fiscal y la laboral. Dijo que está en contra de los “megadecretos” y de la política de “premios y castigos” que aplica el oficialismo en el Congreso. “Tengo diferencias ideológicas, políticas y de origen con el gobierno nacional”, sintetizó.

En una entrevista con , Figueroa explicó que se negó a encabezar la lista de candidatos a diputados nacionales porque, a raíz de sus diferencias con el gobierno de Mauricio Macri, “hubiera dejado mal parado al gobernador frente al presidente”.

No obstante, aclaró que será leal a Omar Gutiérrez hasta el último día de su mandato aprobando todas las leyes que necesita para llevar adelante su gestión.

Aseguró que la reunión de la Convención del MPN que convocó para el próximo 16, será una buena oportunidad para debatir sobre el revés electoral de octubre pasado y analizar la estrategia de cara al 2019.

-¿Cómo presidente de la convención del MPN va a realizar una reunión por el tema de las internas para elegir autoridades?


-En realidad la Convención tiene la obligación de llevar adelante reuniones periódicas. Además creo que pasó el tiempo necesario desde las últimas elecciones y se han aquietando las aguas dejando de lado algunas cuestiones más temperamentales como para poder realizar un buen análisis. Creo que es el momento en que podemos reunirnos y hablar de lo que nos ha pasado en las últimas elecciones y también analizar el contexto político. Además, hubo distintas presentaciones de compañeros solicitando la reforma de la carta orgánica a las que les vamos a dar ingreso y seguramente tratar.

-¿Está de acuerdo con reformar la carta orgánica para incorporar el sistema proporcional D’Hondt como pide Pereyra?

-Creo que hay que realizarle algunos ajustes. Los partidos gozan del monopolio de la representación política, como bien dice la palabra representamos a la sociedad y si la sociedad evoluciona los partidos políticos también deben hacerlo puertas adentro. Con lo cual hay algunas cuestiones importantes que analizar y ver inclusive cómo podemos fortalecer el partido camino al 2019.

-¿Piensa que si el MPN no hace una lectura crítica de su papel en las elecciones del año pasado puede tener un revés en el 2019?

-No. Yo creo que el partido requiere como siempre de un debate porque es un movimiento. Yo rescato, en la elección pasada, el trabajo incesante que llevó adelante (la diputada Alma) “Chani” Sapag. Me consta que de manera personal hizo un esfuerzo que muy pocas personas o políticos pueden llevar adelante. Pero las elecciones provinciales son siempre diferentes de las elecciones de medio término y de otras en donde el contexto nacional es importante. Neuquén, por algo es el único sitio de Latinoamérica donde gobierna un partido de distrito, lo que nos muestra a las claras que la sociedad, a la hora de decidir quién gobierna la provincia, se escinde de lo nacional y se focaliza en lo provincial. Son elecciones diferentes.

-Usted se mueve muy intensamente por la provincia, pareciera que está en campaña, ¿quiere ser gobernador en el 2019?

-Yo quiero ser un buen presidente de la convención y como tal tengo que recorrer cada lugar de la provincia y dialogar con los compañeros, porque debemos fortalecer el partido y elegir el mejor candidato que represente al MPN en el 2019. Más allá de eso, por supuesto también tengo un trabajo importante como vice gobernador que engloba esa tarea, sobre todo en este período, en que los diputados no tenemos reuniones en la Cámara, la posibilidad de tener contacto palmo a palmo con la gente, que es lo que me gusta, así que eso es lo que estoy realizando.

-Algunos intendentes, sobre todo en la zona norte, han planteado la reelección del gobernador Omar Gutiérrez. ¿Usted cree que debe ser así o que debe haber una interna para elegir el mejor candidato?

-Hay algunos intendentes que pueden repetir y otros no. Yo creo que cada uno de los dirigentes puede hacer lo que se sienta con las ganas de hacer, pero quiero que el partido provincial lleve el mejor candidato de cara al 2019. Como dirigente político me enrolo dentro de un MPN independiente, auténtico, en donde claramente las banderas fundacionales son las que deben primar. Y por supuesto, más allá de ellas, tenemos de qué manera en el futuro el MPN puede conducir las riendas de Neuquén. Con lo cual debemos proyectarnos hacia adelante y seleccionar las personas que mejor puedan interpretar ese futuro para llevar adelante una gestión que, como siempre, digo debe ser en equipo.

-Históricamente los gobiernos de su partido tienden buenas relaciones con las administraciones nacionales, ¿pero no quedó demasiado pegado el MPN apoyando la reforma previsional que perjudica a tantos jubilados?

-Debemos distinguir algunas cosas. Yo creo que la decisión no la tomó el partido. En el partido, en todo caso, como se trata de un movimiento, existen diferentes opiniones al respecto. Yo ya lo he manifestado: no estoy de acuerdo con la reforma previsional, tengo varios reparos acerca de la reforma tributaria y también varios de la reforma laboral. Estos tres motivos, que ya estaban en análisis a mitad del año pasado, fueron los que me llevaron, además del hecho que yo he asumido un mandato por cuatro años como vicegobernador, al camino de rechazar la postulación de la candidatura a diputado nacional.

Porque yo, y esto fue hablado con el gobernador, no lo iba a apoyar en ninguna de esas tres reformas y lo iba a dejar muy expuesto con el presidente de la República. Con lo cual consideraba que iba a ser un escollo para el trabajo que puede llegar a realizar el gobernador con libertad, porque tengo serias diferencias políticas con el gobierno nacional, tengo diferencias ideológicas, políticas y de origen y de visión de la política con el gobierno nacional. Así que estas fueron las cosas que a mí me han llevado a tomar un paso al costado en cuanto a cualquier candidatura.

Por supuesto, también ser vicegobernador de la provincia implica -y así me comprometí en su momento-, ser sumamente leal en el acompañamiento institucional con el gobernador hasta el 10 de diciembre del 2019. Esa es la premisa número uno: voy a trabajar para que institucionalmente el Poder Ejecutivo consiga todas las leyes que necesita para gobernar hasta el final de su mandato… más allá de las diferencias políticas.

-Su antecesora en este cargo, Ana Pechen, dijo que el gobernador no debería ser también presidente del partido. ¿Usted qué piensa?

-La carta orgánica del MPN dice que el órgano máximo del partido es la Convención. En cuanto al presidente de la Junta de Gobierno, de acuerdo a esto que decimos que sucede con los gobiernos nacionales y provinciales, quizá no sería bueno que su titular fuera el gobernador. De la misma forma digo, para adelante quizá tampoco es bueno que el vicegobernador sea el presidente de la Convención. Son cosas que hay que analizar y ver con los compañeros. Yo siempre valoro mucho las opiniones de la doctora Pechen, con quien me une una gran amistad y a quien le tengo mucha admiración como ser humano y por el trabajo que llevó adelante en este puesto que hoy ocupo yo.

-¿Qué opina del “megadecreto” de Macri que entre otras cosas modifica más de 140 leyes y elimina la paritaria nacional docente?

-Yo estoy en desacuerdo con los “megadecretos” estoy en desacuerdo con esa forma de gobernar. Estoy en muchas cosas en desacuerdo con el gobierno nacional. Como asimismo estoy en desacuerdo con cualquier medida que condicione el debate de los legisladores. Cualquier tipo de coyuntura política, de premios y castigos me parece que no le hace bien a una democracia que debería estar mucho más madura en función de los años que estamos viviendo. No es lo que nosotros pretendemos cuando decimos ‘queremos vivir en democracia’. Sobre todo en una Argentina en la que hemos vivido momentos muy duros, en los cuales las autoridades no se podían elegir.

Tenemos que ser permeables, que es lo que se está logrando, creo, en esta Legislatura de la provincia en la que no existen de ninguna manera premios y castigos, los diputados pueden llevar adelante su ideología o lo que piensan sin tener absolutamente ningún castigo de ningún tipo. Y ese debate me gustaría que también en el Congreso de la Nación se tome de la misma manera. Acá nunca se llama a un intendente para presionar “si tu diputado vota esto o no vota’.

Y estoy en desacuerdo también con muchas cosas que están sucediendo para las provincias argentinas, para Neuquén y para la Patagonia. Muchas medidas económicas van mucho más allá de cómo se ejerce la democracia con los decretos.

El reembolso por los puertos patagónicos, las medidas que ha llevado adelante nos han reducido las exportaciones patagónicos, otro ejemplo es lo que está sufriendo la crisis frutícola, con lo cual es otra medida que castiga a los productores patagónicos y del Valle. Si a eso también analizamos determinados esquemas del armado del impuesto a las Ganancias, la eliminación del algunas ventajas comparativas en el precio de los combustibles, etcétera, hacen que la región patagónica permanentemente se encuentra castigada cuando le aporta muchísimo al país, más allá de Neuquén, de cómo está trabajando en el tema de la energía.

Yo creo que siempre se nos termina castigando inclusive hasta a veces violentando lo que opinan cada una de las provincias. Entonces en la provincia de río Negro se quiere llevar adelante una central nuclear cuando el pueblo rionegrino la rechaza.

Esta cuestión de los parientes, de que no pueden trabajar en el Estado, inclusive llegando a que cuando son de determinado partido político sí pueden trabajar en el Estado. Lo que hay que lograr es que los cargos públicos sean ocupados por gente que sea idónea, proba y honesta, por ahí pasan las cosas no pasa por si son parientes y la Constitución de la provincia del Neuquén es muy tajante al respecto exige la idoneidad y prohíbe parientes de determinados lazos de consanguineidad.

-El ministro de Energía Aranguren visitó Vaca Muerta, ¿a usted no lo invitaron…?

-En política, independientemente de que a uno lo inviten o no lo inviten cuando uno quiere estar está. Y generalmente cuando a uno no lo invitan lo más lindo es estar. En este caso el gobernador de la provincia parece que tiene una muy buena relación con el ministro Aranguren y es bueno que lo acompañe en todo este trabajo que se está llevando adelante en la energía en lo cual Neuquén ha sido un faro y claramente lo único serio que pueden ofrecer cuando salen de gira fuera del país.

Cuando se habla de Vaca Muerta se habla del futuro, de inversiones, en este caso yo quiero enviarle un reconocimiento al trabajo de la gente que está en el pozo, nutriendo de energía al país.

-El ministro Aranguren tiene una visión sobre YPF que no es la de que sea el eje de la política energética nacional. ¿Está de acuerdo con eso?

-Creo que las empresas cuando son con mayoritariamente del Estado o directamente administradas por él pueden ser eficientes, y si se hacen las cosas bien todos nos sentimos que estamos ganado con ese trabajo. Lo mismo ocurre con GyP, cuando la empresa provincial hace las cosas bien sentimos que estamos ganando los neuquinos.

-El aumento de la alícuota de Ingresos Brutos que suscitó quejas de algunos comerciantes y empresarios.

-En realidad existe la posibilidad de que el 94% de las pequeñas y medianas empresas puedan realizar la tramitación como para lograr la estabilización fiscal y que no se les incremente la alícuota. Es llevar adelante un trámite, pero se puede disminuir el impacto del impuesto a los Ingreso Brutos.

Vuelvo a esto de la reforma tributaria. Tanto se hablaba de que iban a eliminar Ingresos Brutos y en realidad terminaron todas las provincias incrementándolo. Entonces, esto de prueba y error u opinar cosas sin conocimiento llega un momento en que comienzan a cansar.

Muchos se quejan del déficit de las provincias, de que les tienen que dar apoyo desde Nación. En la época de Alfonsín se repartían entre las provincias el 54% de los recursos y hoy sólo el 27%. Con lo cual llegamos a la conclusión de que hay gente que tiene una visión unitaria del desarrollo de la Argentina, con inversiones per cápita mucho más altas en la capital federal y el conurbano bonaerense.

-Estamos a pocos días de retomar las sesiones ordinarias. ¿Cuáles son los principales desafíos para este año que deberá enfrentar la Cámara?

-El gobernador tiene pensado presentar muchas leyes y mi tarea es que esas leyes se puedan sancionar, ese es el rol que me toca como vice gobernador de la provincia. Y mi expectativa como ciudadano es que dejemos de mirar tanto a esos pocos que están muy bien y comencemos a ver a los muchos que no están tan bien. Eso es lo que digo como ciudadano y como dirigente político.