Piedra OnLine

lunes, 19 de febrero de 2018

Un gobernador y un presidente peronista en 2019

“Unidad del peronismo en el peronismo para recuperar la Nación y ganar la provincia de Neuquén”, propone en este artículo el secretario del Congreso del PJ neuquino.

Por Ariel Kogan *


En octubre pasado, el peronismo neuquino se puso de pie, recuperó la autoestima y su vocación de poder.

Los peronistas, nos demostramos a nosotros mismos y a todos los neuquinos que podemos liderar una fuerza política capaz de alcanzar los objetivos que nos planteamos, diseñando, resolviendo y desarrollando nuestra propia estrategia.

Un gobernador peronista en 2019, ganando en los municipios y aportando desde Neuquén la mayor fuerza posible para la recuperación del gobierno nacional, son ahora, los objetivos centrales.

Son objetivos que se conjugan, cuya estrategia va de la mano.

Construir una fuerza capaz de ganar el gobierno provincial y los municipios con un programa popular, con una clara identidad política, que simultáneamente sume al triunfo nacional, no es tarea fácil, pero es el único camino, porque los peronistas saben que no hay destino de provincia ni de ciudad si no hay un proyecto nacional y popular que marque el rumbo en el país y los contenga.


Además, por convicción e identidad, nos sentimos parte del movimiento nacional, hacemos política desde allí, sentimos la obligación de trabajar para desarrollar un proyecto nacional desde el gobierno del país, no nos desentendemos de los problemas de todos los argentinos. No nos da lo mismo cualquier gobierno nacional, y de tal manera, no compartimos la construcción de alianzas locales independientes sin identidad nacional clara, a las que respetamos como a todas las fuerzas políticas,

Claro que no son objetivos fáciles de alcanzar, pero los peronistas ya sabemos de estos desafíos.

En 2017 nadie daba un centavo por nosotros, sin embargo, desde el peronismo, lideramos y construimos una fuerza popular que levanto bien alto la bandera del movimiento nacional, disputó de igual a igual con los poderosos, y alcanzó su objetivo.

En octubre comenzó un proceso de reunificación del peronismo neuquino que volvió a sentirse orgulloso de su propuesta y de sus candidatos.

Se inició una etapa de crecimiento, que no se detiene, y que estuvo basada en reivindicar nuestra propia identidad, sin diluirnos en alternativas locales, en mostrarnos tal cual somos, en una propuesta clara y coherente con nuestra identidad. En candidatos creíbles por trayectoria e historia para encarnar esa propuesta, y en convocar, desde allí, a todo el pueblo de la provincia.

Esos fueron los pilares de nuestro logro en octubre pasado y del desarrollo que estamos teniendo como fuerza política, razón suficiente para profundizar ese camino y, desde allí, abrir los brazos primero, a todos los neuquinos que se sienten peronistas. No importa donde estén o que hayan votado al Frente Renovador, al Frente Neuquino, al MPN, o a la Izquierda.

Entonces, primero la unidad del peronismo en el peronismo, fortaleciendo nuestra identidad y pertenencia nacional, y desde ese lugar, una amplia convocatoria a los neuquinos.

Por eso convocamos a la unidad del peronismo en el peronismo, a sumarse a este peronismo neuquino que va a construir y encabezar una fuerza política para ganar el gobierno de la provincia en 2019 con el objeto de realizar las transformaciones que el pueblo neuquino necesita. Y que además va a ser protagonista en la recuperación del gobierno nacional.

El magnífico resultado de octubre de 2017 fue claramente una construcción colectiva que debemos afianzar. La nuestra fue una tarea de dirigentes y militantes de cada rincón de la provincia, y es esta mecánica la que debemos cuidar, mejorar y desarrollar.

El trabajo de equipo fue el artífice de ese verdadero triunfo colectivo.

Ese equipo que conforman Javier Bertoldi, Soledad Martínez, Carlos Lator, y que también integra Darío Martínez, se completa con las conducciones de Kolina, Partido de la Victoria, de cada agrupación peronista y de cada localidad, con nuestros diputados y concejales y todos nuestros ex intendentes.

Y ese trabajo de equipo es el embrión del triunfo de 2019.

La candidatura a gobernador no es un tema menor.

Porque buscamos el poder, no por el poder en sí mismo, sino para transformar la realidad en beneficio del pueblo.

Los proyectos personales se agotan, y persiguen alternativamente acuerdos electorales con todo el espectro político buscando mágicas sumatorias de votos, perjudicando la coherencia de la propuesta ante la sociedad.

Por eso no dan lo mismo los nombres ni las alianzas.

Se trata de ofrecerle a los neuquinos un programa serio desde una fuerza política coherente, con identidad clara, con una transparente visión de lo nacional e identificación plena con el movimiento nacional.

Para encarnar y encabezar este proyecto tenemos dirigentes con experiencia, prestigio y popularidad, pero no es el momento de definirlo.

Es el momento de la convocatoria, del trabajo en equipo, de la elaboración de los programas y objetivos de gobierno junto a cada neuquino, de la unidad del peronismo en el peronismo.


(*) Ex diputado provincial y ex concejal por el frente para la Victoria PJ.