Piedra OnLine

martes, 3 de abril de 2018

Turismo en Malvinas: cuánto cuesta viajar y estar una semana en las Islas


Pueden llegar por la inquietud histórica o con el objetivo de conocer la especial fauna. Por el motivo que sea, miles de personas viajan por año a las Islas Malvinas. Junto con la pesca, el turismo representa el 90 por ciento de la economía isleña. Viajar y hospedarse durante una semana desde Buenos Aires puede costar más de U$D 3.000, aunque a eso habría que sumar el costo de la comida y el transporte o el alquiler de un auto.

A un día del aniversario 36 de la ocupación de las islas por las tropas argentinas, la semana pasada ocurrió un hecho histórico: más de 200 familiares de combatientes que se encuentran enterrados en el cementerio de Darwin pudieron viajar, luego de que miembros del Equipo Argentino de Antropología Forense junto a la Cruz Roja identificaran a 90 caídos en combate que fueron enterrados con una estremecedora leyenda: “Soldado argentino sólo conocido por Dios”.

El turismo no sólo es impulsado por la llegada de cientos de cruceros con turistas que arriban para pasar el día, sino que también hay veteranos de la guerra y familiares de caídos que viajan para recorrer el campo de batalla en el que combatieron entre el 2 de abril y el 14 de junio de 1982. De hecho, hay ex combatientes que viajaron en varias ocasiones. “Lo primero que hacen es recorrer el campo de batalla y buscar su posición”, contó Fernando Gatti, quien durante varios años dirigió una empresa de turismo hacia las Malvinas.

Los viajes suelen extenderse durante siete días, ya que los vuelos salen sólo los fines de semana. A pesar de que en 2016 el Gobierno anunció un acuerdo con el Reino Unido para intensificar los viajes entre el territorio continental y las Islas, el plan aún se encuentra demorado por la falta de empresas interesadas. Hasta ahora, sólo opera Latam con un vuelo desde Punta Arenas, al sur de Chile, que dos veces al mes hace escala en Río Gallegos.

Por eso, si se elige viajar desde Buenos Aires, la travesía puede durar casi un día. La opción más económica cuesta $14.052 (alrededor de 700 dólares), e incluye tres escalas: de Buenos Aires a San Juan, de San Juan a Santiago de Chile, de Santiago de Chile a Punta Arenas y desde allí hacia la base aérea Mount Pleasant, el aeropuerto de Malvinas. Luego, queda un recorrido vía terrestre de una hora hasta Puerto Argentino/Puerto Stanley. En total, se demorarían 22 horas.

La opción más costosa para llegar vale $30.506 (poco más de 1.500 dólares), y aunque el vuelo hace una escala menos, sólo se ahorra una hora. De Ezeiza a Santiago de Chile, desde allí a Punta Arenas y luego a Mount Pleasant. Los vuelos entre la Argentina continental y las Islas se realizan desde 1999. Semanas atrás, el Gobierno extendió por tres meses el plazo para que las empresas presenten planes para operar a Malvinas. Una opción es un vuelo desde un país vecino que haga escala en Buenos Aires o en otra ciudad y luego llegue directo a las Islas.

A esos valores habrá que sumar el alojamiento por siete días, que puede costar alrededor de $26.800 (U$D 1300). Se trata de una de las opciones más económicas que pueden consultarse en sitios especializados en turismo. Hay opciones más costosas, que pueden superar los $36 mil (casi U$D 1.800). Luego quedará el gasto de comida y excursiones o el alquiler de un vehículo para trasladarse.

Cientos de cruceros llegan a Malvinas por año, lo que representa la circulación de unos 60 mil turistas. Sin embargo, la excursión es de un día. Al año se alojan en hoteles de las Islas más de 7.000 turistas. La mayoría son británicos, seguidos por turistas de otros países europeos, de Estados Unidos, chilenos y argentinos.

Para las Islas, junto con la pesca el turismo representa el 90 por ciento de la actividad económica. Años atrás, representaba más de 7,5 millones de libras por año. Más allá de la inquietud histórica por lo que representó - y aún hoy representa la guerra de Malvinas -, las Islas tienen un paisaje único el mundo, con playas de arenas blancas, cinco colonias de pingüinos y vegetaciones vírgenes. El clima no es un dato menor a tener en cuenta: quienes viajaron en varias ocasiones relatan que es muy frío, y que en un solo día pueden coincidir las cuatro estaciones del año.
EL CRUCE CON LOS ISLEÑOS

Ya sea ex combatientes que viajaron en varias ocasiones, como periodistas que realizaron coberturas o quienes llegaron a Malvinas por cuestiones de trabajo relataron que el trato con los isleños es respetuoso, aunque distante. “Nos sentimos totalmente cómodos con la gente que venga a visitarnos, sean argentinos o de otras partes del mundo”, relató tiempo atrás Alex Olmedo, un isleño nacido en Chile que atiende un hotel.

Si bien podría ser un territorio en el que los argentinos jueguen de visitantes, Olmedo aclaró que no existe discriminación. “Recibimos a ex combatientes o familiares de caídos en la guerra y no tenemos ningún problema con ellos”, sostuvo, al tiempo que agregó que “no existe discriminación ni recelo con los argentinos, hay comprensión”.