Piedra OnLine

domingo, 4 de septiembre de 2011

Gael García Bernal y Dolores Fonzi presentan a su hija, Libertad


















Con naturalidad, Dolores Fonzi (33) y Gael García Bernal (32) pasan sus días entre las grandes capitales del mundo. Siguen el calendario laboral del actor sin terminar de instalarse del todo en alguna de sus tres casas, ubicadas en Madrid, Buenos Aires y el DF mexicano. La semana pasada la pareja dejó Buenos Aires y aterrizó en el aeropuerto de la capital española junto con sus dos hijos, Lázaro, de 2 años, y Libertad, de 5 meses. Pero esta vez no visitaron Madrid para filmar una película ni promocionar algún nuevo proyecto. Gael y Dolores se tomaron un break en sus responsabilidades para disfrutar, al menos por unos días, del verano europeo. Y, sobre todo, para supervisar las reformas de su nuevo hogar en el centro de la ciudad.

Desde que Dolores quedó embarazada de Libertad, a mediados del año pasado, la pareja dedicó gran parte de sus energías a buscar la casa perfecta. En enero, tres meses antes del nacimiento de la beba, dejaron el departamento que alquilaban en Libertador y Salguero, en Buenos Aires, y se mudaron a un otro piso en Palermo Chico. A menos de diez cuadras de su antiguo hogar, los actores decidieron mudarse para que la nueva integrante de la familia pudiera tener una habitación propia. Y ahora llegó el momento de renovar la propiedad de Madrid. Hace apenas unos meses, Gael y Dolores compraron una casa en el centro, cerca del bario La Latina. La pareja eligió hacerle algunas modificaciones para modernizarla y darle toques bien personales.

Durante su estadía en la capital española, la familia García-Fonzi aprovechó para pasear. El martes pasado visitaron una plaza a pocos metros de su hogar. Allí disfrutaron del sol y jugaron con sus hijos. Durante el embarazo de Libertad, Dolores engordó algo más de quince kilos, diez menos que en el embarazo de Lázaro, y ya está en línea, con su figura intacta.

Texto: Julia Talevi
Fotos: Chromapress