Piedra OnLine

domingo, 16 de agosto de 2015

Acuerdos Macri-Massa se juegan a nivel municipal

Ambos opositores ya descartaron un pacto general.

Por claudio Rabinovitch crabinovitch@rionegro.com.ar


BUENOS AIRES (ABA) .. - ¿Acuerdo entre Mauricio Macri y Sergio Massa? Como el sistema electoral lo impide a nivel de las fórmulas presidenciales, gobernadores y legisladores; a partir del resultado de las PASO referentes de la oposición vienen alentando a que Massa decline sus aspiraciones a la Casa Rosada y que la macrista María Eugenia Vidal haga lo propio con la gobernación bonaerense, dejando a Macri y Felipe Solá como únicos candidatos a la presidencia y el ejecutivo de la provincia de Buenos Aires respectivamente por el Pro y el Frente Renovador (FR).

Desde ambos sectores niegan que algo así vaya a darse, aún cuando se incrementarían las chances de derrotar al Frente para la Victoria (FpV), especialmente a Daniel Scioli.

Cerca de Macri insisten en que el electorado no acepta ese tipo de alquimias, y que la coalición con la UCR y la Coalición Cívica es la que mejor representa al "cambio"; en tanto desde el massismo aseguran que la primarias aunque los colocó en un tercer lugar, no reflejó la polarización de la que tanto se hablaba.

Sin embargo, lo que está creciendo de modo inocultable son acuerdos en distritos claves del conurbano bonaerense para intendencias donde de ir unidos el Pro y el Frente Renovador contarían con la posibilidad inmejorable de doblegar al Frente para la Victoria.

El caso testigo es el de Tres de Febrero, donde el oficialista Hugo Curto (menemista, duhaldista y K, jefe comunal desde 1991) quedó en las PASO a apenas dos puntos del periodista Diego Valenzuela (Pro). En concreto 32 puntos a 30.
En ese caso, de bajarse el massista Martín Jofré (quien obtuvo casi 10 puntos en la primera vuelta) pondría a Curto al borde del precipicio. Las conversaciones para que esto suceda están más que avanzadas.

Con el mismo procedimiento, aunque con los "jugadores" cambiados, en Malvinas Argentinas el intendente Jesús Cariglino (quien al final apoyó a Massa) necesita de un paso al costado del postulante del Pro para poder superar al kirchnerista Leonardo Nardini que en las primarias superó al polémico Cariglino por un punto.

Más complicado para cerrar acuerdos son los casos de General San Martín y Quilmes. En el primero Ricardo Ivoskus –ya dos veces intendente de esa comuna– aventajó al actual Gabriel Katopodis por cinco puntos, pero la suma de los lemas oficialistas le darían casi 20% más a Katopodis (quien a último momento pegó el salto del massismo al FpV). En tanto el massista Carlos Brown sumó 17 % por lo cual acordando con el Pro podría llevar a que el macrismo se quede con la estratégica comuna. Brown es aliado a Gerónimo Venegas (quien se integró al Pro) y en diputados siempre votó con el partido amarillo. La dificultad pasa porque Brown fue un histórico crítico del radicalismo de donde procede Ivoskus, además de tener que responder a su lista de concejales y el votante allí no suele cortar boleta. Por último, en Quilmes, el macrista y conocido chef Martiniano Molina superó por un punto al K "Barba" Gutiérrez (25 a 24), al tiempo que el periodista deportivo Walter Quejeiro del FR, obtuvo 17 puntos. En este caso el obstáculo es que Quejeiro aún conserva ambiciones de remontar. Para facilitar las posibilidades de los intendentes opositores, Massa dejaría a sus referentes presentarse a las primarias con "boleta corta", es decir pudiendo acompañar sus boletas con las del ex intendente de Tigre o de Macri a presidente.

Sería una estrategia para retener a los intendentes, esperando una reciprocidad del jefe de Gobierno porteño con sus candidatos a intendentes. Un ofrecimiento que parece generoso, pero que Macri podría tomarlo como una negociación que entorpezca los límites de su coalición como expresión de la "nueva política".