Piedra OnLine

sábado, 19 de septiembre de 2015

Río Negro sigue buscando alternativas sustentables para el control de la depredación

Con el objetivo de mejorar la eficiencia productiva y hacer frente a la creciente depredación en los campos de la Región Sur, de manera sustentable, el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, a través del Proyecto de Recuperación Productiva 

Post Emergencia, financia iniciativas que contemplan el manejo integral de los sistemas pecuarios, incorporando la compra de “perros protectores” para el sector ganadero y promoviendo la capacitación de beneficiarios para su correcta utilización.

Ambas aristas están íntimamente relacionadas, explicó el coordinador de la Unidad de Financiamiento Productivo UFINPRO, Martín Lamot: "El éxito de los proyectos que incluyen la compra de perros protectores, está supeditado a la capacitación de los beneficiarios.Los productores deben sentirse seguros cuando les entreguen los perros".

Manifestó además, la importancia de apoyar este tipo de proyectos, "que hacen hincapié en el manejo integral de los sistemas ganaderos de la provincia", y destacó la incorporación de instrumentos amigables con la fauna silvestre y el recurso natural, "más aun en un área tan frágil ambientalmente como la Región Sur".

Las experiencias demuestran que los perros aparecen como la mejor herramienta para reducir la vulnerabilidad del ganado frente a los predadores como el zorro colorado, el puma y los perros asilvestrados.

Por ello, y siguiendo los lineamientos de la Provincia sobre la necesidad de avanzar en el control de especies perjudiciales para recuperar la ganadería ovina, sin descuidar la sustentabilidad y cuidados medioambientales, ya se trabaja capacitando a quienes integran el programa denominado Repoblamiento ovino y fortalecimiento territorial de las comunidades mapuches de la Región Sur.
Las iniciativas financiadas contemplan, no sólo la adquisición de animales, infraestructura y equipamiento predial y colectivo, sino la comprar de 11 perros protectores. Paralelamente se incorpora la enseñanza.

Con la capacitación se busca promover y mejorar las técnicas de implementación de los perros protectores, una herramienta importante para realizar un buen manejo y control de predación de las majadas en los establecimientos ganaderos.

“Consideramos fundamental e imprescindible la capacitación de los beneficiarios del proyecto en el cuidado y en el seguimiento de los perros; ya que este animal requiere de una atención intensa durante el primer año, para garantizar su óptimo funcionamiento como herramienta de trabajo”, expresó Lamot.

El funcionario agregó que "se considera indispensable que la persona que adquiera el animal esté convencida que va a funcionar y que reciba entrenamiento sobre su utilización. Al cachorro hay que apoyarlo con otros métodos de manejo de predación".

etalló que hace varios años que el INTA Bariloche, encargado de las capacitaciones, viene trabajando en el manejo integral de los sistemas pecuarios de la región para mejorar la eficiencia productiva: "Ante la situación de emergencia, un equipo interdisciplinario de técnicos, decidió incorporar de manera experimental los perros protectores al manejo ganadero".

El Coordinador de la UFINPRO mostro su satisfacción por el entusiasmo y la aceptación de los equipos técnicos y los productores, a la posibilidad de poder financiar la inclusión de esta excelente herramienta.

Es voluntad del equipo a su cargo trabajar en consonancia con las tecnologías de vanguardia que se llevan adelante con resultados alentadores en otros países más avanzados en la temática, y que se intentan incorporar en nuestra provincia.

A partir de resultados alentadores, y gracias al apoyo de la Ley Ovina de Río Negro, se conformó un núcleo reproductivo de perros protectores, con el objetivo de ofrecer esta “tecnología” a los productores.

Sobre la utilización de los "perros protectores"

Su capacidad de trabajo está ligada no sólo al instinto innato propio de las razas protectoras, sino también al entrenamiento, que debe comenzar desde temprana edad. Para aprovechar el potencial de estos perros, es necesario que para el entrenamiento sus dueños estén convencidos de querer incluirlos dentro de sus majadas, conozcan los comandos específicos y que el perro los reconozca para realizar la tarea que se le pide. El entrenamiento se basa en el control del perro, en un marco de bienestar animal.

La demanda de estos animales viene siendo una constante por parte de productores, quienes buscas nuevas alternativas en el control de predadores. En un contexto de despoblamiento de los campos, la depredación por zorro colorado y puma agrava aún más la situación.

Uno de los aspectos más sobresalientes de estas razas, es que constituyen una medida de prevención de daños, que no resulta letal para el depredador. Es decir que no se caza al depredador, sino que la función del perro protector es evitar que los carnívoros entren en contacto con el ganado.

El perro protector reconoce a las ovejas/chivas como su familia y se comporta como un miembro más, no rodea ni arrea, es totalmente sumiso frente al ganado. Sólo recorre, vigila y protege. No interfiere con los otros perros de trabajo del campo.

La incorporación de los perros protectores es una tecnología que está creciendo en forma lenta pero progresiva ya que los resultados son muy alentadores hasta la fecha y constituyen una tecnología amigable con la fauna silvestre.