Piedra OnLine

miércoles, 9 de septiembre de 2015

Se enamoró de la Patagonia, la estudió y la premian por ello


Amy Theresa Austin nació en EE.UU pero hace casi 20 años visitó nuestro país y se quedó para siempre. Como investigadora del Conicet, ganó ayer el premio nacional "Por las Mujeres en la Ciencia".

Amy Theresa Austin, Doctora en Ciencias Biológicas e investigadora del Conicet, fue una las dos ganadoras de la edición 2015 del Premio NacionalL'Oréal-UNESCO "Por las Mujeres en la Ciencia" a partir de una investigación centrada en los efectos de la forestación en la Patagonia.

Por su trabajo titulado "Efectos de las forestaciones sobre los ciclos de carbono y nitrógeno en los ecosistemas naturales de la Patagonia, Argentina", recibirá 200 mil pesos como premio que le permitirán continuar con su labor.

Amy nació en Estados Unidos pero hace 19 años visitó nuestro país por una beca de postdoctorado y en ese viaje pudo conocer la Patagonia argentina. Tanto le gustó que se enamoró de ella y la convirtió en su objeto de estudio.

"Muchos me preguntan por qué estoy en la Argentina. Como si fuera algo extraño. Para mí, es la mejor decisión que tomé porque me enamoré de la Patagonia y no puedo vivir muy lejos. Sus ecosistemas contienen una biodiversidad que aún me resulta increíble. Temperaturas, lluvias y suelos diferentes hacen de la Patagonia un laboratorio viviente", declaró al diario Clarín. Se quedó para siempre, tramitó su nacionalidad, armó pareja con un científico argentino y desarrolló la mayor parte de su carrera científica en Argentina como investigadora principal del Conicet.

Ayer durante la ceremonia de premiación, encabezada por autoridades del ministerio de Ciencia de la Nación, L´oréal Argentina y la Academia Nacional de Medicina, destacó: "Por medio de las redes sociales estamos bombardeados por imágenes que restringen el modelo femenino a la apariencia física en detrimento de la inteligencia, pero yo creo que las mujeres podemos hacer cualquier cosa. Quizás la ciencia no sea el camino más común, pero sí el más indicado. La ciencia nos necesita. Comparto este premio con todas las personas –becarios, investigadores asistentes, colaboradores nacionales e internacionales- que colaboraron y colaboran en mi línea de investigación", dijo durante la ceremonia.

Su trabajo.- El objetivo de la investigación de Austin es entender cómo la transformación desde ecosistemas naturales a plantaciones de pinos afecta a los ciclos biogeoquímicos en la Patagonia. El enfoque experimental consiste en comparar la vegetación natural con plantaciones de pino a lo largo de un gradiente amplio de precipitaciones, para prever cómo los cambios en la vegetación pueden afectar los ciclos biogeoquímicos, la biodiversidad, la composición de la comunidad microbiana del suelo y el balance de carbono. Esta información permitirá evaluar estos impactos en un rango de ecosistemas, y cuantificar la capacidad de estos ecosistemas como sumideros de carbono, tanto a corto como a largo plazo.

La práctica de la forestación se está realizando a nivel mundial, debido a la explotación comercial y también debido al creciente interés en las posibilidades de compensar las emisiones antropogénicas de CO2 que está aumentando en la atmósfera, explicó en su abstract. Es casi desconocido, sin embargo, cómo estos cambios en el uso del suelo afectan los ciclos biogeoquímicos y cuáles son las consecuencias para las interacciones biosfera-atmosfera.

El objetivo central de su investigación es entender los controles sobre el balance de carbono y nutrientes en ecosistemas naturales y modificados en la Patagonia a lo largo de un gradiente de precipitación natural. El foco está puesto en aprovechar un experimento no planificado en la región patagónica donde las zonas de estepa y el bosque nativo han sido "aforestadas", es decir, plantadas con una sola especie exótica de pino (Pinus ponderosa), sustituyendo así a la vegetación natural. El área de interés en la provincia de Neuquén abarca Junín de los Andes, Lago Lacar, Lago Lolog, Lago Meliquina y la cuenca del Río Quemquemtreu.

El premio.- Lanzado en el año 2007, el principal objetivo del Premio Nacional L'Oréal-UNESCO "Por las Mujeres en la ciencia" en colaboración con CONICET, es reconocer y apoyar la excelencia del trabajo de la mujer en el ámbito científico, y promover la participación de las mujeres en la ciencia a nivel nacional. Reconocer la trayectoria y también promover la formación y el desarrollo de Jóvenes Investigadoras. El premio está dirigido a mujeres con grado de doctorado, de hasta 50 años de edad, que lleven a cabo sus trabajos de investigación en nuestro país, y a una joven investigadora, de hasta 34 años de edad, becaria en etapa de post-doctorado. Este año fueron convocados proyectos en "Ciencias de la Vida", con el fin de consolidar el papel de la mujer en la concepción de soluciones científicas a los problemas con que debe enfrentarse la sociedad en el nuevo milenio.

rionegro.com.ar