Piedra OnLine

martes, 6 de octubre de 2015

Escalofrío en las rutas neuquinas

Por Pancho Casado

En menos de un año la ciudad de Neuquén acumula  una cifra que da escalofríos: 29 muertes en accidentes de tránsito. 

Foto / Google Maps
El cóctel letal combina imprudencia con falta de prevención, esas son las causas determinantes. Las autoridades municipales y provinciales poco han hecho para evitar los constantes accidentes. En otros países, y desde hace años, funcionan perfectos sistemas de prevención, pero aquí nunca se aprende de esos ejemplos y sólo asistimos con pasividad al crecimiento de las estadísticas.
El exceso de velocidad mata. La actual Ruta 22, bajo las condiciones actuales, es altamente peligrosa. Para esos problemas hay soluciones y, sin embargo, nada se hace; parece que sólo se espera la próxima muerte. Claro que todos podemos ser ese muerto. Pero, ¿hasta cuándo debemos soportarlo?
La última víctima fue una mujer de 21 años. El jueves por la noche, cuando quiso cruzar en bicicleta la Ruta 22, fue atropellada por un auto que conducía un joven de 21 años. El siniestro ocurrió cuando un VW Cross Fox que circulaba sobre la multitrocha en sentido este-oeste  chocó contra la ciclista que iba por Saturnino Torres de norte a sur. La joven fue identificada como Silvia Yanet Alicia Madariaga, de 29 años y domiciliada en el barrio Confluencia. El automovilista, que iba acompañado de otros dos jóvenes de 20 años, según ocasionales testigos, cruzó el semáforo en rojo. Entre enero y septiembre de este año murieron muchas personas en Neuquén por accidentes de tránsito; sólo la Ruta 22 fue el epicentro de 12 muertes. Es obvio que no puede haber un inspector en cada esquina o en cada semáforo, por lo que toda la prevención debe pasar por el conductor, ese que sabe que no tiene que hacer la infracción pero que igual la comete. Ahí está el verdadero conflicto.