Piedra OnLine

viernes, 20 de noviembre de 2015

Juan Falú no vota a Macri

“Qué lamentable ver a Macri homenajeando a la Pachamama en Jujuy…..Si podría ser capaz de ponerle rejas a los cerros de los 7 colores y rodearlos de shopings.

Ciudadano votante, usted que tal vez tenga dudas o se le ocurra que habría que votar a Macri, le pido por favor que lo imagine sin sus máscaras. Sacaría las uñas en caso de llegar al sillón soñado. Privatizaría lo ya estatizado. Se la agarraría con las minorías, metería mano dura al delito pero sin justicia social. Tendría que lidiar con un sindicalismo curtido en las contradicciones y el juego del poder tratando de tenerlos de aliados mientras cercena derechos de los laburantes. Misión imposible.
Sus aliados de hoy, sobre todo el radicalismo, se irían al mazo a la primera señal de inestabilidad de un gobierno que llegaría con votos pero sin real sustento popular.
Porque una cosa es votar por la inseguridad y otra cosa es que este señor la pueda combatir. Hay que tener autoridad política para tener política de seguridad.
Una cosa es bregar por cambios hacia un país estable y en crecimiento, y otra cosa suponer que un advenedizo que tendrá como único capital los votos de los que imaginan tal cambio, pueda liderar un proceso de crecimiento y “orden” sin base social, sin aliados políticos, con militancias y organizaciones sociales en contra, con buena parte del sindicalismo desconfiando de su accionar.
Si usted vota por un cambio (anhelo que le respeto sinceramente) no elija a un lobo con piel de cordero, a un improvisado, a un oportunista montado en las ilusiones de un pueblo que se verá luego desprotegido y asistiendo a un país frustrado a la espera de otra votación.
No quisiera asociarme a las llamadas campañas del miedo. Pero no me caben dudas de que se le irá de las manos el control del gobierno a un político que no ejerce la política, que carece de aliados de peso y que está obstinado en suponer que manejar un país es como manejar una empresa.
Este país es contradictorio como pocos, y no está hecho a la medida de los Macris. Posiblemente tampoco de los Sciolis, pero Scioli no puede discursear de un modo y actuar de otro, porque se quedaría directamente sin espacio. Para defender lo mejor de lo hecho (que hasta Macri lo reconoce) y ejercer cambios con una base política, es más previsible Scioli.
No estoy defiendo al Che Guevara. Lo sé.
Pero no quiero un candidato que pone base musical sentimental a sus frases del tipo “vengo a mirarte a los ojos”, porque eso es manipular las emociones populares como lo hacen los falsos predicadores de moda en estos tiempos.
Tampoco quiero un presidente que, por una campaña electoral, se enteró que existe la Pachamama. Hay que amar este país, su cultura, su suelo, sus cantos, sus pueblos, sus gentes, sus creencias, sus sueños. Cuando pienso en este candidato casi grotesco, no puedo evitar sentir que carece de tales pertenencias.
Piense bien en su voto. Tiene tiempo.
Un saludo.”

Juan Falú.-