Piedra OnLine

martes, 5 de enero de 2016

Tucumán: los carreros reclaman por su fuente de trabajo

En el día de ayer, y por segundo día consecutivo, los carreros que residen en los alrededores de San Miguel de Tucumán cortaron la rotonda del parque 9 de Julio, y por la tarde se extendió a los puentes Ingeniero Barros, Lucas Córdoba y al paso que comunica con San Andrés.

Los manifestantes reclaman que el Municipio les impide el ingreso a la capital para recoger los residuos que luego reciclan y venden, siendo este el único ingreso de muchas familias.

Denuncian que las autoridades secuestran los carros o cobran multas de $1.500 a quienes se encuentren en el centro o dentro de las cuatro avenidas. Este operativo es parte del plan “Basurales Cero” que implementó el Intendente capitalino Germán Alfaro.

Manifiestan que están dispuestos a dialogar con el Municipio pero que no pueden dejar de trabajar, y que el carro es la única fuente de trabajo con la que cuentan. Piden que el municipio les garantice trabajo todo el año y en blanco. Reclaman que desde el municipio no les brindan solución alguna.

Ya venían denunciando que tanto Alfaro como Manzur los usaron para sus campañas políticas y ahora no se sientan a destrabar el conflicto por los más de 3000 carros que existen en la Capital de Tucumán.
Del programa “Primera sustitución de tracción a sangre” al plan “Basurales Cero”

En diciembre de 2014 el entonces intendente Domingo Amaya inauguró el programa “Primera sustitución de tracción a sangre” con la entrega de las llaves de motocarros a ocho familias de La Costanera que accedieron a dejar de usar carros tirados por caballos.

Luego estas familias denunciaron que tuvieron que dejar los vehículos porque nunca les dieron los papeles que los habilitaban a circular en las calles, por los que la municipalidad los terminaba multando. A su vez, una familia en promedio ganaba unos $150 por día recogiendo y luego vendiendo papel y cartón, de los cuales se les iba la plata en nafta o no tenían la plata para hacerles los arreglos necesarios cuando se rompía algo del vehículo.

Ahora el plan de Alfaro es erradicar los carros dejando a más de 3000 familias de carreros sin el único medio de sustento que tienen, y sin brindarles alternativa alguna.

Como plantean los carreros la única solución es que el estado brinde a esas familias trabajo genuino, todo el año y en blanco.