Piedra OnLine

martes, 9 de febrero de 2016

Brutal paliza policial a un camionero en Allen

"Me arrancaron cuatro dientes y me quebraron un tobillo", relató la víctima. Lo golpearon dentro del predio de la empresa. Hay video del ataque.

Por Diego Von Sprecher dievon@rionegro.com.ar



ALLEN (AA).- "Me arrancaron cuatro dientes, me llenaron de moretones por todos lados y me quebraron el tobillo izquierdo. El sereno les gritaba y les decía que me iban a matar pero me seguían pegando y en un momento creo que me desmayé". Con esas palabras Pablo Zottele, camionero de la empresa Hijos del Pino, contó en qué estado quedó luego de haber sido víctima de una brutal agresión policial ocurrida en el predio de la firma transportista, en el Parque Industrial de Allen.

Cerca de las 16 del sábado y el camionero Pablo Zottele (39 años) circulaba por el acceso Amadeo Biló de Allen para guardar el camión en el predio de la transportista. Provenía de Brasil, donde había llevado fruta, y traía desde Buenos Aires una carga de gaseosas que tenía que descargar el miércoles.

A la altura de la calle asfaltada Nº 4, Zottele giró para acceder al Parque Industrial y según relató a este medio, no advirtió que con el semi le arrancó el espejo a una camioneta Amarok que estaba detenida sobre el camino, junto a un auto que permanecía estacionado en contramano.

El camionero continúo la marcha y en el predio de la empresa, a pocos metros del lugar, Zottele contó que dialogó con la mujer que manejaba la Amarok. "Le dije que tenía seguro y ella me decía que yo me había escapado. Cuando voy a salir con los papeles del camión ya había llegado una camioneta de la policía y a los dos minutos había dos patrulleros más", explicó. Contó que uno de los agentes y la mujer lo comenzaron a increpar.

"Entraron (los policías al predio de la transportista) prepoteándome, me fueron llevando y rodeando. En ningún momento le pegué a nadie, sólo me defendí de los empujones y cuando caí al piso me golpearon. Me faltan cuatro dientes, tengo un ojo morado y el tobillo quebrado", agregó. Después y en medio del confuso y violento episodio, el camionero fue esposado y trasladado hacia la Unidad Sexta donde quedó detenido en un calabozo.


"No entiendo cómo por un espejo, la policía fue tan rápido. Debe tener algún contacto", dijo. Más tarde los dueños de la empresa transportista se hicieron presentes en al Unidad Sexta con un abogado y finalmente Zottele fue trasladado hacia la guardia del hospital local para que recibiera atención médica. Del centro de salud el camionero salió con el pie izquierdo enyesado y las marcas visibles del ataque en el rostro y en diferentes partes del cuerpo.

"Tengo que estar 45 días parado por lo que me hicieron y no puedo dejar de trabajar porque saqué un crédito en el banco para comprar un camión. Yo sólo sé trabajar y eso es lo que más me preocupa", afirmó Zottele, quien ayer se recuperaba de las lesiones en Villa Regina, ciudad en la que reside.

Juan Del Pino, propietario de la transportista, señaló a "Río Negro" que mañana se presentará con el abogado que patrocina a la firma en la fiscalía para radicar la denuncia correspondiente por el hecho del sábado.

Del Pino destacó que Zottele lleva cuatro años trabajando en la empresa y nunca protagonizó episodios de violencia ni registró infracciones de tránsito. "Jamás tuvimos ningún problema con un cliente, es muy tranquilo", resaltó al negar que haya existido una agresión del camionero contra la policía y la conductora de la Amarok.