Piedra OnLine

martes, 19 de abril de 2016

Más cabras para que el campo sea como antes

Llegaron ejemplares a la zona de El Chaiful. Con la sequía y las cenizas perdieron muchos animales

INGENIERO JACOBACCI (AJ).- Pequeños productores minifundistas de El Chaiful recibieron cabras de Angora para seguir repoblando los campos y mitigar los efectos devastadores que dejó la intensa sequía que afectó la zona hasta el 2014 y la ceniza del volcán Puyehue.

El pasado sábado, socios de la Cooperativa Ganadera Kinie Ain Kazau, que en lengua mapuche significa un grupo trabajando, recibieron un lote de 360 cabras de la raza Angora que fueron distribuidas en doce pequeños productores. Estos nuevos animales que se incorporan a la zona, llegaron desde el norte de Chubut a través de un convenio de comercialización con una cooperativa de la zona de Cushamen.

Les permitirá a los pequeños campesinos incrementar sus majadas y mejorar sus condiciones de vida. El Chaiful, es un paraje ubicado a unos 67 kilómetros al sur de Jacobacci y a más de 1.400 kilómetros de altura sobre el nivel del mar. El lugar fue uno de los más afectados por la sequía que persistió entre el 2006 y el 2014 y la ceniza volcánica del 2011. Los productores, perdieron casi todos los animales, pero nunca bajaron los brazos y hoy intentan recuperarse.

Para ello cuentan con la complicidad de una muy buena condición del campo, en cuanto a pasturas y agua.
Según explicó Enrique Casiano, presidente de la Cooperativa Kinie Ain Kazau, "el proyecto para repoblar los campos de El Chaiful, fue elaborado el año pasado ante la necesidad de incrementar las majadas para favorecer la recuperación de los productores. En la época de la ceniza y la sequía los productores de esa zona se quedaron con muy pocos animales. Algunos tenían 200 o 300 y se quedaron con 25 o 40 chivas. Hoy el campo está bueno porque ha llovido y hay forraje. Por suerte pudimos concretar este proyecto que nos va a venir muy bien".

El campesino agregó que se buscó incorporar cabras de raza Angora porque tradicionalmente esta especie es la que criaron los campesinos de la zona. Destacó su adaptabilidad y las diferenció de las cabras criollas que llegaron a otros lugares de la región, al señalar que además de la carne, en las de Angora también se aprovecha la fibra.

Este proyecto de repoblamiento caprino fue elaborado en forma conjunta entre los 45 socios de la cooperativa y las autoridades provinciales de la Ley Ovina y Caprina. Fue, a través de este organismo que se financio la compra de los 360 animales con una inversión de 324.000 pesos, para distribuir en esta primera instancia entre doce productores.