Piedra OnLine

jueves, 1 de diciembre de 2016

Piden abrir la charla por la Coparticipación

Crexell reclamó abrir la discusión sobre la coparticipación en el debate del presupuesto.En el contexto del debate del proyecto de Ley de Presupuesto 2017 en la Cámara Alta, Lucila Crexell, senadora nacional por Neuquén, si bien acompañó la iniciativa con media sanción de la Cámara de Diputados en general, marcó sus diferencias respecto a lo que consideró una “continuidad en materia de manejo de transferencias directas a las provincias, que el Poder Ejecutivo distribuye de manera discrecional, cuestión que atenta contra las autonomías provinciales”.

“Seguimos sin dar el debate de fondo sobre la coparticipación, que es el eje central de una Argentina realmente federal, y que debe cristalizarse en el presupuesto”, expresó la senadora neuquina, “el presupuesto que hoy se sancionará prevé destinar a transferencias automáticas sólo el 28,8% de los recursos, y esto indudablemente genera condicionamientos a las provincias, y perpetúa el federalismo trunco, disminuido, restringido al que asistimos”, agregó.

La legisladora nacional también dedicó un párrafo aparte a sus disidencias respecto de los ajustes presupuestarios experimentados por las universidades nacionales y la función Ciencia y Técnica. En este sentido, si bien ponderó las ampliaciones de partidas incorporadas en el tratamiento del presupuesto en la Cámara de Diputados, las consideró insuficientes habida cuenta de la centralidad de estas áreas en cualquier proyecto de desarrollo del país. “La educación es una inversión, no un gasto. 

La gratuidad educativa es la mejor inversión que puede hacer un país que quiere salir de la pobreza y si nuestro objetivo es la pobreza cero, la educación es el camino”, indicó la senadora del Movimiento Popular Neuquino.
Crexell se refirió puntualmente al caso de la Universidad del Comahue y sostuvo que “la situación crítica en materia presupuestaria y financiera que afecta a la Unco se verá agravada ante una previsión presupuestaria que le asignó para 2017 1.661 millones de pesos, cuando sólo la proyección de la masa salarial indica que se deberán destinar 1.560 millones al pago de sueldos. De esta manera la institución dispondría sólo de 110 millones para cubrir sus gastos de funcionamiento”. Asimismo, calificó como “completamente arbitraria la decisión de ampliar las partidas de sólo 21 de las 56 universidades nacionales poniendo en riesgo el desarrollo y continuidad de las actividades académicas y administrativas de las instituciones excluidas de este beneficio, como es el caso de la Universidad del Comahue”.