Piedra OnLine

lunes, 2 de enero de 2017

El Limay sufre daño ambiental por la contaminación

Biólogos aseguran que el río tendría que ser potable en forma natural. Preocupa el nivel de materia fecal.

Francisco Carnese carnesef@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- El manoseo de los últimos resultados respecto del nivel de contaminación del Limay hace que el estado real en que se encuentra este río todavía sea una incógnita. Pero hay otro punto: el daño ambiental

Desde la Red de Defensa de los Ríos, la bióloga Victoria Bisheimer cuestionó que sólo se tomen como referencia para saber del estado del río los parámetros para medir la contaminación. Sin bien para recreación está establecido un máximo tolerable (en el caso de la bacteria escherichia coli de 200 partes de por cada 100 mililitros de agua), Bisheimer sostuvo que el caso del Limay es distinto. Es que se trata de un curso cuya agua es potable de manera natural y transparente, al provenir de deshielo y, en este caso, se está afectando a todo el ecosistema.

“Hay que revisar los parámetros porque no se trata del río Paraná, este es otro tipo de agua y no se necesitan estudios, sólo la observación, para saber de qué manera se alteró”, dijo. “Para decir que el Limay no está contaminado debe tener sus aguas absolutamente cristalinas, sin algas ni lecho patinoso, que es lo que hoy se ve desde Plottier aguas abajo. No se está estudiando para saber la magnitud del daño causado al ecosistema cuando en realidad los balnearios están mal por esto”, explicó.
La AIC mide periódicamente el nivel de contaminación de la cuenca del río Limay, como también la del Neuquén y Río Negro, tomando la mencionada referencia límite la de 200 partes cada 100 ml de agua. Si no se supera esa marca, el agua es apta para bañarse. Pero la sola presencia de esta bacteria debería generar la intervención del Estado, según afirmó el químico Alejandro Sen, investigador del Conicet y autor de trabajos relacionados con la contaminación de cursos de agua.

“Que aparezca escherichia coli significa que hay contaminación cloacal y debe actuarse, independientemente del grado de concentración de la bacteria y a través de los organismos”, señaló. Además, sostuvo que en el caso del Limay, por tratarse de un río que hoy tiene un caudal menor al habitual, la situación “amerita que se debe identificar de manera rápida cuáles son los focos contaminantes”. Indicó que la remediación volverá en poco tiempo al río a su estado natural, a diferencia de lo sucedería si se detectan elementos como metales pesados.

La supuesta contaminación del Limay se conoció el miércoles 21. Trascendió de la AIC que el balneario Albino Cotro había superado los índices tolerables de escherichia coli, pero Recursos Hídricos indicó que la última medición no dio ese registro y que el agua es apta. En la confusión, el Municipio encargó su propio estudio y arrojó que en la desembocadura del Durán el Limay tiene materia fecal. Hay 550 partes por cada 100 ml y en el curso del mismo arroyo llega hasta 1200 partes.



Clara: La sola presencia de la bacteria escherichia coli es síntoma de alarma.

En los clubes no se meten al agua

Los socios de los clubes que dan a un brazo del Limay ya no utilizan este curso de agua para bañarse por el mal aspecto. Presenta algas, olor desagradable, un fondo barroso y poco caudal. Desde la Red de Defensa de los Ríos se aseguró que se detectaron casos de gastroenteritis en niños que en su momento se metieron en ese sector del río.



100 mililitros de agua

Es la medida que se toma para contrastar la existencia de bacterias en un curso de agua para recreación. Se utiliza esa cantidad porque es la que se estima que una persona puede ingerir por accidente. En el caso de la escherichia coli, que refleja la presencia de materia fecal, el límite tolerable es de 200 partes por esa medida de agua.