Piedra OnLine

viernes, 30 de marzo de 2018

Abortos en el hospital de Roca: 68 casos en seis años

Estadísticas oficiales muestran un importante crecimiento de la “causal salud”. Profundizar la tarea preventiva –con educación sexual y anticoncepción gratuita– sigue siendo el desafío.

Desde el 2013 a la actualidad, en el hospital de Roca se realizaron 68 abortos, según estadísticas oficiales.

Los procedimientos fueron en el marco de la Ley Provincial de Interrupción Legal del Embarazo (ILE). Un 32% fueron por embarazos producto de violación, mientras que el 68% restante fue por problemas de afectación de la salud.

Con los años, se puede ver en las estadísticas un salto en la cantidad de mujeres que acceden a una ILE en Salud Pública, sobre todo en 2016, año en que se reglamentó la ley.

En ese período los casos se triplicaron y la gran mayoría, un 81%, fue por “causal salud”, es decir, afectación del bienestar físico, psíquico o social.

Lo que indican las cifras del López Lima es que de las mujeres que consultan, generalmente un 80% sigue adelante con la práctica, mientras que el 20% abandona por arrepentimiento o por falta de causal.

Por otra parte, la resistencia de los médicos a realizar abortos es contundente, ya que de 7 ginecólogos del servicio del hospital, 6 son objetores de conciencia. Sólo el jefe de servicio de ginecología realiza las ILE en el hospital.

El trabajo en Barrio Nuevo

Hasta allí las estadísticas. Pero sin políticas públicas fuertes y promoción de educación sexual y de anticoncepción gratuita para la planificación familiar; hablar de aborto es considerar sólo una parte de la historia. Una mesa no se sostiene con una pata. Y lo mismo ocurre con la salud sexual y reproductiva de las mujeres.

El aborto existe y está legislado en la provincia, aunque es el último eslabón en una cadena en la que la prevención es clave.

El Centro de Salud de barrio Nuevo de Roca es un caso testigo sobre el trabajo sobre de salud sexual y reproductiva del Ministerio de Salud, ya que es el más grande de toda la ciudad. Abordan su tarea sobre una población de más 30.000 personas y por mes sólo unas 190 mujeres hacen uso de anticonceptivos gratuitos orales, inyectables y otras variantes.

“La anticoncepción se entrega desde los 14 años a cualquier joven que se acerque por sus propios medios. Si es antes de los 14 tiene que venir con la madre o algún responsable”, comentó la enfermera Nelly Bravo.

Los tipos de anticonceptivos brindados desde Salud son orales, inyectables, para lactancia, DIU, y subcutáneo. Se puede acceder a la pastilla del día después, ligadura de trompas y vasectomía. El test de embarazo también se brinda sin costo.

Los preservativos son de entrega libre, pero el resto de los métodos se dan bajo indicación médica. Cada mujer tiene su propia ficha médica con carnet para seguimiento y control.

“Acá hay mujeres de 50 años que vienen a retirar anticonceptivos aunque la mayoría de las chicas comienza su actividad sexual a los 12, 13 o 14 años”, contó Nelly sobre la realidad del barrio.

“Lo primordial para muchas es no quedarse embarazadas. Las madres traen a las chicas porque no las pueden controlar. La revolución hormonal que tienen estos chicos no es la mismo que los chicos de otros barrios”, opinó la enfermera.

Por lo general no hay faltante de anticonceptivos, aseguraron, salvo en noviembre o diciembre que falta todo porque empiezan las nuevas licitaciones. Pero la demanda está directamente relacionada a la información y a la difusión.

Por más que parezca un “minihospital”, es un Centro de Atención Primaria de la Salud que debe focalizar su trabajo en la prevención y la promoción de la Salud. Pero quizás allí radica una de las dificultades para expandir el trabajo que se realiza.

“Acá terminamos haciendo asistencialismo, corriendo atrás de los problemas y atendiendo urgencias, actividades que entorpecen el espacio de la prevención”, opinó Nelly.

Testimonio: el derecho a decidir y las trabas del mismo sistema de salud
María de unos 45 años tiene cuatro hijos y es abuela.

Vive en barrio Nuevo y trabaja como peluquera independiente. Hace cinco años decidió hacerse una ligadura de trompas. Fue decidida al hospital y una médica, cuyo nombre no quiso revelar, le negó el derecho.

Según relató ella en primera persona, la profesional le dijo que no, porque que “tal vez mas adelante querría tener algún hijo” y le recomendó con estas palabras: “no te lo hagas. Tomá pastillas”, recordó la mujer indignada.

Iba decidida, tenía los prequirúrgicos pero se fue frustrada. “Me quedé disconforme pero quería algo que me ayude”. “Yo no quiero más hijos” contó María y alegó que la cuestión económica de traer un hijo al mundo no es menor.

Ahora, con todos los papeles en mano emprenderá el proceso nuevamente en el hospital roquense con la ayuda de una agente sanitaria. Tuvo la suerte de que en estos cinco años no se quedó embarazada.

En cifras

10 mujeres accedieron al aborto en el hospital entre 2013 y 2016, por quedar embarazadas producto de una violación.

40 abortos se hicieron en el 2017 en Roca (22 en centros de salud y 11 en Ginecología).

7 abortos en tres meses del 2018 en el hospital (tres en centros de salud y cuatro en el servicio de Ginecología).

“A favor de la vida y la unión de la familia”

Evangélicos, católicos y miembros del Partido Segunda República, encabezan un polo opositor a la legalización del aborto en la ciudad.

Yamil Donosa, referente del partido político aseguró que su posición es “a favor de la vida y la unión de la familia”.

“No queremos que mueran las mujeres y los niños, queremos salvar a los dos”, agregó ante “Río Negro”.

“¿Vamos a aprobar una ley para salvar 45 vidas y abortar 450.000 niños?” dijo Donosa, en relación al debate abierto sobre las muertes por abortos clandestinos.

“Hay más chicas que mueren por desnutrición que por abortos clandestinos”, expresó.

Desde esa agrupación acuerdan con el aborto en casos de violación porque “fue forzado, en cambio en los otros casos fue consentido”, fundamentó.

Piden que el Estado tome medidas para mejorar la educación sexual pero “no a temprana edad sino hacés apología”, regular contenidos culturales y mediáticos porque “tenemos una cultura hipersexualizada” y dar anticoncepción.

Sobre el debate actual, Donosa consideró que “la sociedad está dividida, 50 y 50. El gobierno puso el aborto como una cortina mediática mientras aprueba otras leyes”.