Piedra OnLine

lunes, 25 de enero de 2016

...Alta en el cielo...Por: Ricardo Bustos

Sin ánimo de polemizar políticamente, como ciudadano de otros tiempos, aquellos en los que las fechas patrias se conmemoraban en su día y nadie las tocaba por algún capricho turístico. 


ricardo bustos bustosparrados@yahoo.com.ar


Durante los 12 años del gobierno anterior, si bien es cierto se cumplió con lo que indica el protocolo y ceremonial, el izado y arriado de la Bandera Nacional se realizaba casi a escondidas. El día 2 de julio del año 2005, el diario La Nación con la pluma de Laura Rocha, ya anticipaba uno de los primeros cepos que el entonces presidente ponía a la democracia. "Pondrán una reja perimetral a la Casa Rosada por seguridad". La reja, que será colocada a 25 metros de la fachada de la Casa Rosada, bordeará todo su contorno y el de la plaza, que recuperará su antiguo emplazamiento y simetría. Habrá más de diez portones que permitirán el paso, cada uno con su garita de seguridad. "En Balcarce se va a interrumpir el tránsito vehicular y quedará habilitado sólo en los casos en que la actividad presidencial lo requiera. Las líneas de colectivos tendrán que recorrer la circunvalación", A este cambio se suma la desaparición de la boca de subte de la línea A en la vereda de la Casa Rosada, sobre Hipólito Yrigoyen, porque quedaría del lado interno de la reja (?), cuyo diseño fue propuesto directamente desde el Poder Ejecutivo. 

Como vemos, el mástil quedó encerrado y le privaron al pueblo de participar de las ceremonias de izado y arriado mas cerca, como históricamente se ha realizado.
Ahora por una medida del Poder Ejecutivo, se quitarán las rejas que rodean la parte trasera del edificio para que todos puedan ser parte del acto.

Hay provincias en donde a la hora de las ceremonias, se detiene el tránsito, los conductores descienden de los vehículos y todos miran hacia la Bandera con el respeto que merece el símbolo patrio. Cada día a las 7:15 de la mañana, los Granaderos se encargan de elevar la Bandera Argentina. Casi doce horas después, a las 7 de la tarde, una nueva delegación vuelve a bajarla. 

Como vemos El presidente Mauricio Macri pretende volver a darle un nuevo impulso a la tradición y hoy se publicó en la cuenta oficial de la Casa Rosada que..."el Gobierno invitó a ciudadanos y turistas a presenciar el acto de izado y arriado de la Bandera Nacional en Plaza de Mayo. 

Los buenos ejemplos, son como un espejo y reproducen las buenas intenciones, por lo tanto sería grato enterarnos que desde las comunas mas pequeñas hasta las ciudades mas importantes, los intendentes tomen medidas similares junto a la Policía del lugar y vuelvan a poner el espíritu verdadero de la nacionalidad a flor de piel con los ciudadanos y las entidades representativas. 10 minutos no le quita a nadie el valor de su vida cotidiana y le regala a la nación el sentimiento de argentinidad, algo que hemos ido perdiendo con el tiempo.

 Hemos vivido al borde de la desintegración con el riesgo de ser absorbidos por otras ideologías foráneas, absolutamente ajenas a la identidad que forjaron para nosotros los próceres de mayo. La mentira tiene patas cortas y solo falta leer un poco para comprender que los líderes "revolucionarios" de este tiempo, llevan un CD en el bolsillo y repiten algunos renglones de un libro que han encontrado en alguna estación de ómnibus olvidado por un trasnochado viajero.

La verdad sobre el pensamiento bolivariano, no se condice con lo que nos quieren vender porque solo una frase del prócer lo muestra en toda su dimensión..."Yo soy siempre fiel al sistema liberal y justo que proclamó mi patria. Simón Bolívar (1783-1830) Militar y político de origen venezolano.
Cada uno en su casa y Dios en la casa de todos, nosotros tenemos lo nuestro, por ello jamás debemos olvidar la verdadera historia, como nuestros hermanos venezolanos seguramente tampoco cambiarán la suya por otra. 

"En vano los hombres se empeñan en arrastrar a su opinión a los demás, cuando ella no está cimentada en la razón". Manuel Belgrano: Intelectual, abogado, político, militar y revolucionario argentino, creador de la Bandera Nacional Argentina y de las primeras instituciones educativas y culturales.