Piedra OnLine

domingo, 26 de marzo de 2017

Toma y daca en el reino del MPN

La denuncia sobre un toma y daca de votos que se ventiló esta semana a partir de la aprobación de una ley que mantiene a la provincia arriba de una riesgosa bicicleta financiera se pudo conocer merced al grado de descomposición del vínculo político entre el intendente Horacio Quiroga y el sector del MPN que conduce el exgobernador Jorge Sapag. 

De no haber llegado la relación a esta instancia, cabe preguntarse hoy cuántos acuerdos políticos fueron exitosos en otras ocasiones sin que se conocieran detalles del intercambio de favores.

El diputado Claudio Domínguez reporta a Sapag y sus indiscreciones recientes respecto del intento de pacto denunciado no pueden haber sido llevadas a cabo sin la anuencia del exgobernador. El diputado del MPN habló de una “extorsión” por parte de Quiroga, pero la idea de respaldos cruzados fue canalizada en el ámbito legislativo a través de un diputado de Nuevo Compromiso Neuquino, el espacio político del intendente de la capital que suma al macrismo.

Quiroga desmintió la existencia de tal gestión, al menos como protagonista directo, y dijo que Domínguez organizó una maniobra de distracción para no discutir la cuestión de fondo, que es la emisión de deuda para “gastos corrientes”.

Con ajustada mayoría y sin los votos del quiroguismo, el oficialismo provincial consiguió sacar adelante la ley para emitir nuevos títulos por 7.500 millones de pesos. Según el gobierno, los fondos serán utilizados para refinanciar deuda ya contraída y para realizar obras.

El intendente tiene dos votaciones clave por delante en el Concejo Deliberante, una para definir los cargos en la Sindicatura Municipal y otra para el defensor del pueblo. De acuerdo a lo que hizo público Domínguez, un diputado que ya ocupa un lugar destacado en operaciones políticas a pedido, el intendente habría solicitado respaldo del MPN para la Sindicatura y sugerido una suerte de lista negra para el cargo de defensor del pueblo. Según esta versión, Quiroga no lo quiere al actual defensor Ricardo Riva ni a Juan José Dutto, que ya estuvo en ese puesto.

Desde que Sapag reapareció en escena el 1 de marzo con motivo de la inauguración de las sesiones ordinarias la política comenzó a moverse. En la Legislatura se produjo un cambio al que le atribuyen su sello: el desplazamiento de Mario Pilatti de la presidencia del bloque del MPN por Maximiliano Caparroz. Sapag luego aplicó otras intervenciones quirúrgicas sin dejar rastros en partidos opositores. Uno es el caso ya mencionado de Quiroga y el otro es el empujoncito en el peronismo para sacar al Frente para la Victoria de la estructura partidaria.

Sapag no se jubiló y armó un esquema de transición con el gobernador Omar Gutiérrez y el vicegobernador Rolando Figueroa. Funciona como un juego de encastre, donde él es el fabricante y a los demás les cuesta mover las piezas. Algunos comparan a San Martín de los Andes, donde vive el exgobernador, con la residencia Puerta de Hierro de Perón en España. Es a todas luces una exageración, pero a escala local sirve para medir el peso del liderazgo de Sapag.

Mientras el MPN arma lío en casas ajenas, piensa en construir un escenario de unidad de cara a las próximas elecciones. Ya se habrían dado algunos pasos con ese objetivo. Sapag y el senador Guillermo Pereyra, heridos después de las últimas PASO del 2013, volvieron a conectarse. En círculos partidarios viaja encofrada una información acerca de un encuentro entre ambos después de la aparición de Sapag del 1 de marzo. Dicen que habrían acordado dar una muestra de unidad. La cita sería el próximo viernes, con motivo de la inauguración del imponente edificio que construyó en esta capital el gremio de los trabajadores petroleros que dirige Pereyra.

De confirmarse este evento con estas características, el acto trascendería al de una foto para el corte de cinta de una obra. La juntada sería una señal de que el MPN, una vez más, está dispuesto a ir por todo.

La denuncia del diputado Claudio Domínguez se pudo conocer merced a la descomposición del vínculo entre Horacio Quiroga y Jorge Sapag.

El próximo viernes, el partido provincial haría una demostración de unidad en un acto con la presencia de Guillermo Pereyra y del exgobernador.