Piedra OnLine

lunes, 7 de agosto de 2017

ATE se pone firme: hará cortes de rutas sorpresivos

En asamblea, los trabajadores resolvieron endurecer el plan de lucha a una semana de las PASO.

En diferentes asambleas realizadas en toda la provincia, los trabajadores nucleados en ATE resolvieron endurecer las medidas de fuerza con cortes de ruta sorpresivos, ollas populares y marchas a las casas de los funcionarios.

La implementación de cada una de esas medidas se irá resolviendo con las seccionales del interior. En Neuquén Capital los militantes se reunirán mañana a las 8 en el gremio y decidirán cuál será la metodología.

El secretario general de ATE, Carlos Quintriqueo, advirtió que "no hay que caer en las provocaciones del Gobierno". "Los preocupados por las elecciones del domingo son los funcionarios, no nosotros. Cada uno ese día votará lo que decida, pero en cuanto al conflicto vamos a seguir hasta que nos devuelvan la plata que nos sacaron", agregó.

"Vamos a ganar este conflicto cuando sea y donde sea. Estamos dispuestos a ir a una mesa si nos convocan, a marchar la casa de los funcionarios, a hacer ollas pupulares o cortar las rutas de la provincia", dijo el dirigente de ATE.

El gremio estatal ATE comenzó su segunda semana de protesta en reclamo de mejoras salarial ante el gobierno provincial con bloqueos en el CAM y diferentes organismos públicos.


Jorge Marillán, secretario adjunto del gremio, brindó declaraciones a LU5 y adelantó: "Hasta hoy no tuvimos ningún tipo de respuesta. Venimos solicitando que nos reciba el gobierno desde el 11 de julio y la semana pasada empezamos este medida que fue contundente porque paralizamos al estado".

Antes de las asambleas, los trabajadores nucleados en ATE se concentraron frente al CAM y cortaron el tránsito sobre calle Rioja y Carlos H. Rodríguez, sobre el edificio de Hacienda, y a una cuadra de Casa de Gobierno. Además, hay protestas frente al edificio de Desarrollo Social, en Remigio Bosch y Planas.

Una cuestión de interpretación

El cuestionamiento que hace ATE está vinculado a la liquidación de los sueldos en base a la inflación, tal como se estableció en el acuerdo salarial firmado con el Gobierno. El problema surge a partir de la interpretación que se le da a lo relativo al primer trimestre. Para esa instancia el acta firmada por las partes establece que los estatales iban a percibir un aumento que surgiera del promedio de los IPC de Neuquén, Córdoba y el que determinara el Indec a nivel nacional, más un 50 por ciento sobre ese incremento en carácter “excepcional”.



Este término es el punto de la discordia, porque para ATE esto implica que ese porcentaje se suma al básico y no se quita. Los estatales cobraron un 9 por ciento de aumento ese primer trimestre (6% que dio el IPC más un 50% sobre ese monto) y pretenden que el 5,3% que dio la inflación del segundo se sume. Para el Gobierno no es así sino que ese 5,3 se suma al 6%, lo que da una inflación del semestre del 11,3%.