Piedra OnLine

miércoles, 19 de julio de 2017

"A mi hijo le pegaron y le dijeron 'trolo de mierda'"

Lo contó el padre de un pibe de 15 años que fue agredido por efectivos de la Comisaría 18.

“El domingo mi hijo y sus amigos estaban jugando con las bicicletas a dos cuadras de la Comisaría 18, cuando pasó un patrullero, paró, los pusieron contra la pared y lo empezaron a agredir”, relató angustiado Gustavo, padre del adolescente agredido.

Indicó, a su vez, que eran alrededor de las 22:30 cuando ocurrió el hecho, sobre la calle Rosario. "Empezaron a decirle que era un trolo de mierda y le pegaron en las costillas", manifestó.

Además, dijo que lo golpearon detrás de la nuca y de las orejas. “Lo llevé al Heller y lo atendieron por hematomas”, agregó Gustavo, y afirmó que los uniformados le preguntaban a su hijo si iba a llamar a la madre, ya que en ese momento se largó a llorar.

Al respecto, el padre de la víctima adujo que no entiende por qué actuaron de esa manera, pero no descartó que se deba a que viven en el oeste neuquino. “Esto no va a quedar así, te vamos a volver a enganchar”, aseguró Gustavo que fue la amenaza lanzada por los efectivos contra su hijo antes de retirarse de lugar y señaló que esto está pasando con todos los chicos del barrio Belén. El hombre se mostró muy su preocupación por la situación y sentenció: “Esto es grave, podría haberle pasado cualquier cosa”.


“Cuando fuimos a querer radicar la denuncia a la comisaría, el policía que estaba a cargo me quiso retar, diciéndome que era tarde para que anduvieran en la calle”, detalló Gustavo. “Los chicos no andaban haciendo nada. Mi hijo trabaja todo el día en mi taller y a la noche va al colegio”, apuntó el hombre.

Angustiado, afirmó que su hijo ya pasó por una situación similar el año pasado, por la que ya radicó la denuncia previo a asistir al hospital Castro Rendón. “Ahí la Policía los palpó, le metieron la mano en la cola, lo golpearon y le dijeron que era trolo”, recordó sobre ese hecho, cuando su hijo caminaba junto a siete más por Avenida del Trabajador.

Salen a desmentir que hubo excesos

El coordinador de la zona oeste de la Dirección de Seguridad, Henry Leppe, aclaró que el procedimiento se realizó porque el móvil recibió un piedrazo y se vio al joven con sus amigos en bicicleta por lo que se procedió a identificarlos.

“Salió la mamá de uno de los muchachos y no le gustó que los oficiales le dijeran que no era hora de que estuvieran en la calle”, explicó el uniformado, que aseguró que no hubo ningún abuso de autoridad y que al padre del joven se le ofreció radicar la denuncia.